Iniciativa de Comunicación para el
desarrollo rural en América Latina

Iniciativa de Comunicación para el
desarrollado rural en América Latina




Agricultor tomando la delantera



Desde 1989, las escuelas de campo para agricultores (FFS) han empoderado a los agricultores para impulsar el desarrollo sostenible a nivel local. Originalmente concebido como una forma de ayudar a los pequeños productores indonesios a aplicar enfoques integrados de manejo de plagas en la producción de arroz, las ECA han tenido éxito desde entonces en una amplia variedad de contextos en todo el mundo. Desde 1989, se estima que 20 millones de pequeños productores han participado en FFS, que ahora se implementan en más de 90 países.

Entonces, ¿qué son exactamente las escuelas de campo para agricultores?

El núcleo de las escuelas de campo para agricultores es el aprendizaje práctico en grupo. Con el apoyo de un facilitador capacitado, cada grupo de FFS reúne de 20 a 30 pequeños propietarios y se reúne regularmente durante el transcurso de un ciclo de producción completo, de semilla a semilla, de huevo a huevo o de ternero a ternero. Basándose en las habilidades y el conocimiento de los agricultores, los participantes de FFS prueban nuevas ideas y mejoran su capacidad para analizar críticamente y resolver los desafíos agrícolas locales. 

Las escuelas de campo para agricultores ahora cubren una amplia gama de temas, incluidos cultivos, acuicultura, cría de animales, silvicultura, gestión de tierras y aguas y cuestiones sociales. Dentro de estos temas, los puntos de entrada van desde la adaptación al cambio climático y el empoderamiento de las mujeres hasta las cadenas de valor. Debido a que el proceso de aprendizaje es tan dinámico, las escuelas de campo para agricultores pueden responder a las necesidades y oportunidades locales, convirtiendo a los agricultores en organizadores locales que pueden apoyar el capital natural, humano, social y financiero de sus comunidades.

 
En Vietnam, por ejemplo, el enfoque de la ECA ha revitalizado los sistemas de arroz y peces. Los agricultores solían criar peces en sus arrozales inundados; los peces proporcionarían otra fuente de alimentos e ingresos para los agricultores. Sin embargo, el uso excesivo de pesticidas mató a los peces, interrumpiendo esta relación simbiótica. Al eliminar gradualmente los plaguicidas y reintroducir la producción de pescado en los arrozales, el programa de ECA permitió a los agricultores aumentar sus ingresos, mejorar su nutrición y gestionar de manera sostenible su paisaje.

En Viet Nam y Kenia, las ECA están permitiendo a los agricultores mejorar su seguridad alimentaria mediante la prueba y la adopción de nuevas técnicas agrícolas. Izquierda: © FAO / Hoang Dinh Nam. Derecha: © FAO / Deborah Duveskog.

Del mismo modo, en Kenia, las escuelas de campo agropastoralistas han ayudado a las comunidades dependientes del ganado a desarrollar resiliencia contra la sequía. Una gran parte del programa consistió en aprender a producir, administrar y utilizar forraje, y los participantes compararon los rendimientos de los alimentos cultivados con y sin estiércol, pero las escuelas de campo también cubrieron nuevas técnicas de cría y cría de animales. Como resultado de las escuelas de campo, la mortalidad del ganado y la degradación de la tierra han disminuido, mientras que los ingresos y la seguridad alimentaria mejoraron. 

FFS es extremadamente importante para las mujeres porque solo te ayuda a entender quién eres y cuál es tu potencial. – Mariama, graduada de FFS de Niayes, Senegal

En la región del Caribe, las ECA también han empoderado a los productores locales de alimentos para responder al cambio climático al tiempo que garantizan la seguridad alimentaria. En una región que depende de las importaciones de alimentos, FFS ha ayudado a los agricultores a aumentar su autosuficiencia mediante la promoción de cultivos producidos en sistemas agrícolas ambiental y económicamente sostenibles. Las escuelas también cubrieron temas como la producción ganadera, el manejo de la tierra, las habilidades comerciales y la salud. Hasta ahora, han llegado a más de 30 000 agricultores.

FFS alienta a los participantes a probar nuevas ideas y mejorar su capacidad para analizar críticamente y resolver los desafíos agrícolas locales. © FAO / Bahag.

 
 
Basado en el éxito de FFS, la FAO también ha implementado las Escuelas de Campo y Vida para Jóvenes Agricultores (JFFLS). JFFLS enseña a los niños y jóvenes vulnerables más que solo la agricultura; También se centran en las habilidades para la vida, los problemas sociales, la resolución de problemas y la autoconfianza. JFFLS utiliza teatro, danza y juegos de roles para abordar temas delicados (como el abuso y el trabajo infantil), a menudo organizando producciones en público para promover aún más las discusiones a nivel comunitario. JFFLS también promueve actitudes progresivas, incluida la equidad de género. 
Los efectos de la ECA van más allá de las comunidades locales, contribuyendo a los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Dado el papel central de la agricultura en la Agenda 2030, las ECA tienen un papel importante que desempeñar en la promoción del bienestar social, económico y ambiental de las comunidades rurales. Y debido a que los pequeños agricultores son importantes productores de alimentos para las zonas rurales y urbanas, también son clave para hacer realidad #ZeroHunger. Como muestran los 30 años de éxito de la ECA, existen claros beneficios globales para empoderar a los productores a nivel local.

Fuente: FAO




Av. Diego de Almagro N32-133 y Andrade Marín
Telf:(+593) 2548011 | ondaruralfao@gmail.com
Quito-Ecuador