Iniciativa de Comunicación para el
desarrollo rural en América Latina

Iniciativa de Comunicación para el
desarrollado rural en América Latina




Conoce a los jóvenes agronegocios que no dejarán que el COVID-19 los deprima



Desde que golpeó COVID-19, la vida ha cambiado para los emprendedores y empresas de todo el mundo. Debido a los bloqueos y las restricciones de movimiento, los pequeños agricultores y las empresas rurales no han podido acceder a los mercados y vender productos agrícolas u otros productos. Dado que a menudo tienen poco o ningún acceso a la seguridad social, los jóvenes de las zonas rurales sufren de manera desproporcionada las restricciones impuestas por la pandemia a las empresas. En general, los jóvenes también enfrentan mayores tasas de desempleo y subempleo en comparación con los adultos.

Sin embargo, bien versados ​​en tecnología, los jóvenes agronegocios están adaptando rápidamente sus modelos de negocio y utilizando herramientas digitales para su beneficio. Aceptar pedidos en línea con pagos móviles, ofrecer entrega a domicilio, comercializar productos en las redes sociales, usar las TIC para trabajar desde casa y tomar clases en línea para adquirir nuevas habilidades son solo algunas de las formas en que los jóvenes están aprovechando esta oportunidad de crecimiento e innovación.

La FAO lanzó una iniciativa de participación de los jóvenes, Afrontando el COVID-19: voces de los jóvenes agroempresarios, a fines de marzo de 2020 para comprender el impacto del brote en las empresas de los jóvenes rurales y saber cómo apoyarlos mejor durante y después de la pandemia. A través de redes y grupos de jóvenes agricultores y agronegocios en África y América Central, la iniciativa identificó soluciones dirigidas por jóvenes para hacer frente a la crisis. Esto ha informado el asesoramiento sobre políticas de la FAO a los gobiernos y los esfuerzos de movilización de recursos para promover respuestas que incluyan a los jóvenes.  

Aquí hay solo tres jóvenes agronegocios que demuestran que la pandemia no los derrotará:

Karina y su equipo (izquierda / arriba) y Arthur (derecha / abajo) han cambiado sus modelos comerciales para que funcionen durante la pandemia. Izquierda: © Avantichajil Derecha: © Khainza Energy

 
 
Del ecoturismo al servicio de comida online en Guatemala
Hace seis meses, Karina Brito, de 22 años, estaba lista para lanzar su nuevo negocio. Junto con un grupo de 20 jóvenes emprendedores de Nebaj, Guatemala, había iniciado una empresa llamada  Avantichajil , una palabra indígena Ixil que significa “sembradores de vida”. Con el apoyo de un programa dirigido por la FAO y la capacitación del Instituto Nacional de Bosques, su plan era ofrecer servicios de agroecoturismo, como recorridos por el bosque y lecciones de cocina, y vender muebles de madera. Pero cuando llegó COVID-19, todo quedó en suspenso.

Las restricciones de movimiento y negocios nacionales obligaron a Karina y su equipo a suspender las actividades de ecoturismo, así como la fabricación de muebles. Rápidamente se dieron cuenta de que no podían dejar que su negocio se desmoronara, por lo que comenzaron a buscar una forma de diversificar sus servicios.

Decidieron utilizar el componente ‘Gastronomía Ixil’ de su empresa como nuevo enfoque. El negocio originalmente iba a ofrecer platos tradicionales de la comunidad indígena Ixil local y clases de cocina para turistas. Ahora el equipo se organizó para producir comida local y venderla online. Ofrecen carne ahumada, plátano, pan de plátano, batidos, café y más. Para cumplir con las reglas de distanciamiento físico, crearon un perfil en línea, llamado MercaRed, para promover y vender productos de siete empresas agrícolas diferentes dirigidas por jóvenes en su área. Su empresa aún es nueva, pero los resultados ya son alentadores.

“Si hubiéramos permanecido enfocados en el proyecto inicial, no sé dónde estaríamos ahora. Hay que arriesgarse, dar un paso adelante e innovar y aprender cometiendo errores ”, dice Karina.

Ofreciendo energía limpia en Uganda

Arthur Woniala, de 29 años, es cofundador e ingeniero de proyectos en Khainza Energy, una empresa liderada por jóvenes comprometida con reducir la dependencia de los hogares ugandeses de los combustibles de madera al ofrecer biogás como una alternativa limpia, asequible y sostenible. Empacan biogás en cilindros reciclables y brindan capacitación sobre cómo usarlo.

Las interrupciones del transporte público en respuesta al COVID-19 dejaron a millones de ugandeses sin acceso a servicios básicos como combustible para cocinar. Khainza Energy está tratando de salvar esta brecha. Arthur ha estado limitando el contacto físico publicitando y recolectando pedidos a través de las redes sociales y aceptando pagos con dinero móvil. Dando un paso más para mantener informadas a las comunidades de Uganda durante la pandemia, entrega volantes con consejos del Ministerio de Salud junto con sus órdenes.

Si bien no puede negar que los últimos meses han sido duros para su negocio, Arthur se mantiene firme. “Estamos comprometidos a garantizar que las personas sigan teniendo acceso a los servicios básicos”, dice con orgullo.

 

Al recibir pedidos en las redes sociales y hacer entregas a domicilio, Adeline ha logrado mantener a flote su negocio de hongos. © Adeline Umukunzi

Venta de productos en Ruanda
 

Las redes sociales también han sido un salvavidas para Adeline Umukunzi, ruandesa de 25 años. Antes de la pandemia, vendía hongos a hoteles, restaurantes y mayoristas. Las grandes ventas eran importantes, ya que producía una cosecha diaria de 100 kilogramos. Sin embargo, con el brote de COVID-19 y el consiguiente bloqueo, la demanda de los clientes se había agotado. Muchas empresas cerraron y, debido a las severas restricciones del transporte público, no pudo llevar sus productos al mercado.  

Adeline no posee instalaciones para almacenar y refrigerar los productos no vendidos, por lo que para vender sus productos lo más rápido posible, ha pasado a vender directamente a particulares. Adeline ha estado promocionando sus productos en las redes sociales y ha pedido a los clientes que corran la voz. Ha aumentado su fuerza laboral y se compró una bicicleta para poder expandir su ruta de entrega.

Apoyo de la FAO a la juventud rural

Mediante asociaciones con organizaciones de jóvenes rurales, la FAO ha trabajado con jóvenes trabajadores agrícolas y empresarios para comprender sus necesidades y mitigar los efectos negativos de la pandemia.

Solo uno de cada 10 jóvenes informó haber recibido alivio de COVID-19 de los gobiernos locales u otros actores del desarrollo. A pesar de esto y del panorama empresarial negativo, es inspirador ver cuántos jóvenes ven la crisis como una oportunidad para innovar. Los problemas a los que se han enfrentado Karina, Arthur y Adeline durante los últimos meses son comunes y sus soluciones son una prueba del ingenio y la resistencia de los jóvenes frente a las crisis. A juzgar por su asombrosa respuesta a los desafíos de COVID-19, los jóvenes de hoy están bien equipados para el futuro.

Fuente: FAO



Av. Diego de Almagro N32-133 y Andrade Marín
Telf:(+593) 2548011 | ondaruralfao@gmail.com
Quito-Ecuador