Iniciativa de Comunicación para el
desarrollo rural en América Latina

Iniciativa de Comunicación para el
desarrollado rural en América Latina




Frente a la COVID-19, los agricultores urbanos bolivianos se replantean cómo trabajar



Simón Laura, un agricultor de las afueras de El Alto (Bolivia), lleva 10 años produciendo hortalizas con la ayuda de su mujer y su hija. Cada semana, él y su familia solían llevar sus productos frescos a diferentes mercados de la ciudad para venderlos a los muchos compradores que acudían para proveerse de frutas y verduras.

Ahora, las cosas han cambiado. La gente debe permanecer en sus casas dentro de las medidas de confinamiento en respuesta a la pandemia de COVID-19. 

En las ciudades bolivianas con alta densidad de población como Santa Cruz, Oruro, La Paz, Sucre y Potosí, estas medidas son de suma importancia para frenar la propagación del virus. Al mismo tiempo, las restricciones están llevando a los productores de alimentos a encontrar nuevas formas de trabajar para poder mantener sus medios de vida y llevar su producción a las ciudades cercanas.

Dado que la mayor parte de la población de El Alto trabaja en pequeñas empresas o por cuenta propia, se trata de una ciudad que ha sufrido de forma inmediata las consecuencias socioeconómicas de la pandemia.

 

Izda: Simón Laura cultiva variedades de lechuga, tomate y otras hortalizas, con el apoyo técnico de la FAO. ©FAO ; Dcha: Toda la familia Laura participa en la producción y comercialización de hortalizas, lo que les permite obtener ingresos. ©FAO

 

El 22 de marzo, el Gobierno boliviano puso en cuarentena a toda la población del país en respuesta a la COVID-19. Sin embargo, se permite a los productores de alimentos seguir trabajando hasta el mediodía para salvaguardar el suministro. 

Simón Laura está comprometido a continuar su actividad agrícola para garantizar que la población tenga acceso a los alimentos que necesita.

“Antes, solíamos pasar cuatro horas en el invernadero; ahora sólo estamos una hora para cumplir con la cuarentena”.

Simón y su familia cultivan en su invernadero acelgas verdes y rojas, lechuga, tomates cherry amarillos y otras hortalizas, pero necesitaba una nueva manera de hacer llegar los productos a sus clientes. Así que ahora se dedican a hacer entregas a domicilio. 

“Con mi esposa e hija, nos coordinamos para encargarnos del invernadero y hacer las entregas, y somos muy cuidadosos con nuestros productos. La gente puede estar segura de que nuestras hortalizas son saludables e inocuas”, afirma. 

Trabajando con las autoridades locales y con el apoyo de la FAO, Simón y más de 250 agricultores familiares de las afueras de las principales ciudades de Bolivia realizan ahora entregas a domicilio para abastecer a las familias urbanas con alimentos frescos producidos en huertos e invernaderos.

Paola Laura muestra parte de su cosecha de calabacines. Ella y su padre, Simón Laura, disfrutan tanto produciendo alimentos que decidieron estudiar agronomía en la Universidad Pública de La Paz. ©FAO

 

Los programas de la FAO en Bolivia han proporcionado durante mucho tiempo a las familias campesinas asistencia técnica, formándolas para que mejoren la producción gracias a buenas prácticas agrícolas y métodos adecuados de manipulación y elaboración. La FAO ayuda también a los agricultores a gestionar sus costos de producción, asesorándolos sobre la fijación adecuada de precios, técnicas de negociación y desarrollo de nuevos mercados.

En estos tiempos de COVID-19, la FAO capacita además a los productores de alimentos para que adopten medidas de seguridad y trabaja para facilitar sus desplazamientos, en coordinación con el Ministerio de Desarrollo Productivo y Economía Plural. 

“Nuestra rutina ha cambiado debido a la COVID-19”, explica Simón. “Cuando salimos de casa tomamos todas las precauciones necesarias. Nos ponemos guantes, mascarilla y cuando volvemos, incluso nos quitamos los zapatos”, asegura.

En esta crisis, las familias que se dedican a la agricultura urbana y periurbana son fundamentales para garantizar el flujo de alimentos hacia las zonas más pobladas de Bolivia. Con el respaldo del gobierno y un mayor apoyo de la FAO al sector, los agricultores periurbanos están acortando las cadenas de valor para que la gente pueda tener acceso a alimentos frescos, nutritivos y variados durante la cuarentena. Esta labor es importante para salvaguardar la seguridad alimentaria y mantener a flote los medios de subsistencia, ahora durante el período de crisis y en tiempos venideros.

Fuente: FAO




Av. Diego de Almagro N32-133 y Andrade Marín
Telf:(+593) 2548011 | ondaruralfao@gmail.com
Quito-Ecuador