Presentación, en conferencia virtual, del Mapa mundial de los suelos afectados por salinidad

Noticia

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) ha presentado hoy el Mapa mundial de los suelos afectados por salinidad, una herramienta fundamental para detener la salinización e impulsar la productividad.

El mapa estima que hay más de 833 millones de hectáreas de suelos afectados por salinidad en todo el mundo, esto es, el 8,7 % del planeta. La mayoría de ellos se pueden encontrar en entornos naturalmente áridos o semiáridos en África, América Latina y Asia. Sin embargo, el mapa también muestra que entre un 20 % y un 50 % de los suelos irrigados en todos los continentes son demasiado salinos, lo que implica que más de 1 500 millones de personas en todo el mundo afrontan importantes desafíos para cultivar alimentos debido a la degradación del suelo.

El mapa, un proyecto conjunto en el que participan 118 países y cientos de analistas de datos, permite a los expertos determinar dónde se deberían adoptar prácticas de gestión sostenible de los suelos a fin de prevenir la salinización y la sodización y gestionar de manera sostenible los suelos afectados por salinidad. El mapa puede orientar a los responsables de la formulación de políticas cuando aborden la adaptación al cambio climático y proyectos de riego.

La presentación tuvo lugar el día de la inauguración del Simposio Mundial sobre los Suelos Afectados por Salinidad, una conferencia virtual de tres días de duración. Se han inscrito más de 5 000 expertos en el acto, que está coorganizado por la FAO y concluye el 22 de octubre.

“Debemos buscar nuevas formas de transformar nuestros sistemas agroalimentarios para que sean más eficientes, inclusivos, resilientes y sostenibles”, señaló el Director General de la FAO, Sr. QU Dongyu, durante la ceremonia de apertura el simposio. El Ministro de Agricultura de Uzbekistán, Sr. Jamshid Khodjaev, cuyo gobierno figura entre los coorganizadores, también pronunció unas palabras de apertura.

La madre de todas las criaturas

Si el agua es la fuente de la vida, entonces el suelo es la madre de todas las criaturas. Unos suelos sanos son un requisito indispensable para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas y constituyen la base de las “cuatro mejoras” de la FAO (una producción, una nutrición, un medio ambiente y una vida mejores), sin dejar a nadie atrás.

Los suelos pueden verse afectados por salinidad de forma muy rápida por varios motivos, como, por ejemplo, la mala gestión del ser humano, la utilización excesiva o inadecuada de fertilizantes, la deforestación, el aumento del nivel del mar, una capa freática poco profunda que afecte a la zona radicular o la intrusión de agua de mar en aguas subterráneas que luego se utilicen para riego. Asimismo, el cambio climático está complicando la situación y hay modelos que parecen indicar que las tierras áridas del mundo se podrían incrementar en hasta un 23 %, sobre todo en países en desarrollo, para finales de siglo.

Los suelos “afectados por salinidad” —un término que describe los suelos salinos, sódicos y salino-sódicos— a consecuencia de la actividad humana son menos fértiles y menos productivos y, por tanto, plantean una amenaza para la lucha mundial contra el hambre y la pobreza. Asimismo, reducen la calidad del agua y la biodiversidad, al tiempo que aumentan la erosión.

El simposio tiene como finalidad crear conciencia y combatir el problema mediante varios instrumentos. Se presentan buenas prácticas para la gestión y recuperación de suelos afectados por salinidad, mientras que un concurso fotográfico ofrece a los participantes la oportunidad de compartir sus testimonios sobre los efectos de la salinidad y la sodización de los suelos.

El simposio está organizado conjuntamente por la FAO y su Alianza Mundial sobre los Suelos (AMS), el Grupo técnico intergubernamental sobre los suelos (GTIS), junto con el Gobierno de Uzbekistán, la Interfaz Ciencia-Política de la Convención de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación, la Unión Internacional de la Ciencia del Suelo (UICS), el Centro Internacional de Agricultura Biosalina, la Red internacional de suelos contaminados por sales y el Marco mundial sobre la escasez de agua en la agricultura.

El acto tiene lugar antes del Día Mundial del Suelo que se celebra el 5 de diciembre y que, este año, está dedicado a los suelos afectados por salinidad bajo el lema “Detener la salinización de los suelos, aumentar su productividad”.

Tomado de: FAO

Foco de atención
Desactivado