Iniciativa de Comunicación para el
desarrollado rural en América Latina




Servicios de comunicación para el desarrollo: acceso a internet en República Dominicana



Edwin San Román

Contexto general

Las telecomunicaciones se han convertido en un servicio básico esencial. Ocupan un lugar muy importante en el desarrollo económico y social de las naciones, siendo la herramienta por excelencia para conseguir la inclusión y democratizar el acceso de la población a la sociedad digital del siglo XXI.

En la actualidad (2018) este país cuenta con la Agenda Digital de la República Dominicana 2016-2020 que es considerada una hoja de ruta que ofrece una visión clara de los desafíos que enfrenta el país para acelerar su proceso de Desarrollo Sostenible y su inserción hacia una sociedad de la información basada en el uso intensivo de las tecnologías de la información y comunicación, y de las acciones que se propone emprender en esta dirección.  La Ley Orgánica de la Estrategia Nacional de Desarrollo 2030  y su reglamento de implementación 134-15 constituyen el plan de Desarrollo Sostenible para la República Dominicana. Adicionalmente, se ha creado un portal donde se monitorean los Objetivos del Milenio (ODM) y su impacto en el desarrollo sostenible del país.

Para tener mayor claridad de como se ha logrado llegar a este punto, es importante revisar lo realizado en años anteriores, es así que el Instituto Dominicano de las Telecomunicaciones (INDOTEL) pensando en que la mayor cantidad de población tenga la oportunidad de capacitarse en las nuevas tecnologías de la información y comunicación,  lanzó el proyecto de instalación de Centros de Capacitación en Informática (CCI), que en el 2013, existían 950 CCI instalados y 200 adicionales se encontraban en proyecto. Conjuntamente, la Oficina de la Primera Dama había instalado 76 Centros Tecnológicos Comunitarios (CTC) y 20 adicionales se encontraban en proyecto. En adición, se encontraba el proyecto Centros de Capacitación Progresando, que son un complemento a los CTC. Existen 28 centros instalados y 15 adicionales estaban en proyecto. Estos centros, que están instalados a lo largo del país, permiten que la comunidad en general tenga la posibilidad de capacitarse, aprender a usar una computadora y aprender informática básica.

En el plan bianual 2012-2013 elaborado por el INDOTEL, se previó el desarrollo del Portal de Acceso a Plataforma Tecnológica para el Sector Agrícola, cuyo objetivo era la implementación de una plataforma que permitiría la investigación, planificación, y consolidación de proyectos similares. Así mismo la difusión general mercadológica, adopción de un mecanismo de consulta y retroalimentación, transparencia, coordinación y enlaces entre las distintas instituciones de desarrollo agrícola. Además de que sirva de interfaz electrónica entre expertos agrícolas, agentes de desarrollo y agricultores.

Políticas aplicadas para la expansión de infraestructura y estrategias para lograr la inclusión

La Estrategia Nacional para la Sociedad de la Información y el Conocimiento de República Dominicana (2005)  menciona que “la sociedad de la información constituye el nuevo paradigma de desarrollo social, económico y tecnológico que debe asumir la Republica Dominicana”.

Dentro de este contexto, el Gobierno de República Dominicana propuso enfocar acciones y actividades para mejorar el acceso a los servicios de telecomunicaciones, sin importar su condición económica o ubicación geográfica. Para lograr esos objetivos, se trabajó en tres grandes campos de acción:

  1. Promover la ampliación de la cobertura de infraestructura,
  2. Permitir que toda la población tenga la posibilidad de aprender a utilizar las telecomunicaciones, y
  3. Formar jóvenes emprendedores que puedan usar las tecnologías de la información y comunicación como herramientas de desarrollo y generación de puestos de trabajo.

En ese orden, la expansión de la cobertura de las telecomunicaciones se alcanzaba mediante la aplicación de una política del sector de telecomunicaciones que incentivaba al sector privado a invertir y a expandir sus operaciones.

Desarrollo

Proyecto Conectividad Rural de Banda Ancha (BAR)

El objetivo del proyecto fue expandir la cobertura de banda ancha a todas las capitales de distrito del país, muchas de las cuales no eran rentables para la inversión privada.

A inicios del año 2008, únicamente 57 centros poblados, que comprendía 15% de los distritos, contaban con oferta de servicios de banda ancha, servicio de telefonía fija y servicio de telefonía móvil.

Ese año, el Instituto Dominicano de las Telecomunicaciones (INDOTEL) tomó la decisión de promover un proyecto que permitiese cubrir con servicios de banda ancha a todos los distritos del país, que no tuvieran ese servicio, y que representaban el 85% de todos los distritos (327). Adicionalmente se decidió incluir a 179 centros poblados que tenían más de 700 habitantes y no contaban con ese servicio. El proyecto comprendió 506 entre distritos y centros poblados. A continuación se describe brevemente el proyecto, que fue tomado como un referente de despliegue de banda ancha en zonas rurales por la UIT , y los resultados obtenidos.

En las bases de la licitación, se especificó únicamente la calidad y tipos de servicio que debían brindarse, más no la tecnología. Como resultado, la empresa ganadora, luego de hacer su evaluación técnico-económica, determinó desplegar una combinación de tecnologías: (i) en las localidades que contaban con servicios de telefonía fija, optaron por utilizar medios alámbricos mediante el despliegue de servicios basados en ADSL; (ii) en las localidades que contaban con servicios de telefonía móvil de 2G, optaron por realizar upgrades a las estaciones base para brindar servicios en 3G; (iii) en las áreas que no contaban con infraestructura previa, optaron por instalar estaciones base 2G/3G.

A octubre del año 2012, el proyecto había instalado infraestructura para brindar los servicios previstos en 506 centros poblados de los cuales 308 eran distritos. No obstante que el proyecto contemplaba cubrir todos los distritos del país, solo se llegó a cubrir el 95%, debido a problemas presentados en la ejecución del proyecto, tales como el otorgamiento de permisos y dificultad tecnológica para llegar a 17 distritos. Estos 17 distritos fueron reemplazados por centros poblados, para totalizar los 506 previstos en el proyecto.

El INDOTEL, en el Plan Bienal de Proyectos de Desarrollo para el período 2012-2013, había incluido el proyecto denominado “Conectividad de Banda Ancha para las Localidades con Cobertura Precaria”. El proyecto consistió en la instalación de los equipos necesarios para proveer los servicios de telefonía residencial, móvil y acceso a Internet de Banda Ancha, en las localidades con cobertura precaria, que luego de la finalización del Proyecto Conectividad Rural de Banda Ancha (BAR) y otras iniciativas particulares de las empresas, no cuenten con acceso a estos servicios en las mismas condiciones que las grandes ciudades del país.

La zona geográfica de ejecución del proyecto comprende hasta doscientas centros poblados de todo el país, incluyendo los 17 distritos no cubiertos en el proyecto BAR. El tiempo estimado para la ejecución del proyecto fue de veinticuatro meses. El presupuesto estimado de un millón trece mil novecientos treinta y siete dólares americanos (US$ 1,013,937).

Dentro del portal República Digital , proyecto de República Dominicana, a la fecha de consulta (octubre 2018) se encuentra el eje  de Acceso, el mismo tiene varios componentes, entre esos está el proyecto de “Redes Wi-Fi de Acceso en lugares públicos” que trabaja en el despliegue de redes wifi que permitan a la población el acceso al servicio de internet de banda ancha, de forma gratuita, en lugares públicos.  Ahí se menciona que existen 223 puntos wifi por toda la geografía nacional, ubicados en:

Centros de Salud

Alcaldías

Centros Tecnológicos de INDOTEL

Regionales UASD

Museos y Parques

Autobuses OMSA

Teleférico

Los Centros de Capacitación en Tecnologías de la Información y Comunicación (CCI)

Para que la mayor cantidad de población tenga la oportunidad de capacitarse en las nuevas tecnologías de la información y comunicación, el INDOTEL lanzó el programa de instalación de CCI. Este proyecto consiste en la creación de espacios para el conocimiento utilizando las TIC como herramientas para el desarrollo, con la finalidad de insertar a las comunidades beneficiarias en una economía basada en el conocimiento. El objetivo es garantizar el acceso a la capacitación en TIC, creando oportunidades de desarrollo entre las poblaciones localizadas en las zonas rurales y urbanas marginales.

En el año 2012, se encontraban activos 907 CCI (de 960 instalados). La administración y gestión es delegada a la comunidad organizada (mediante ONGS, instituciones de la sociedad civil, instituciones religiosas, dependencias públicas). Estas instituciones asumían los costos de operación de los centros, incluyendo el costo de la conectividad al internet y de los servicios de luz y agua, alquiler del espacio físico y gastos de personal. Por su parte, INDOTEL equipaba los centros con 5 a 20 computadoras, mesas de trabajo, sillas, impresora, escáner y otros equipos. Además, por los problemas de continuidad eléctrica, también proporcionaba inversores y baterías.

El compromiso de las instituciones patrocinadoras fue que los niños, jóvenes y adultos reciban los cursos totalmente gratis y, conforme vaya llegando el Internet de Banda Ancha, sigan conectándose al mundo y tengan la posibilidad de acceder a la sociedad del siglo XXI.

Los CCI instalados incluyeron centros para ciegos, sordomudos, discapacitados motores, médicos, militares. Incluso, los internos en las cárceles contaban con la posibilidad de recibir capacitación. La infraestructura también se encontraba disponible para organizaciones de base, iglesias, universidades y centros educativos.

El proyecto tuvo impacto sobre más de tres millones de personas en las 32 provincias del país . INDOTEL, para continuar con este significativo proyecto, tenía contemplado el equipamiento e instalación de 200 salas adicionales distribuidas en todo el país.

El presupuesto estimado del proyecto es de tres millones ciento setenta y ocho mil doscientos cinco dólares americanos (US$3,178,205) . Las localidades beneficiadas por esta iniciativa eran determinadas por medio de estudios de campo, de acuerdo a los siguientes criterios de selección: población, nivel de pobreza, escolaridad. El tiempo estimado de ejecución del proyecto fue de veinticuatro (24) meses.

El proyecto aún es vigente, es así que en octubre de 2017  con la dotación de 50 computadoras, el Instituto Dominicano de las Telecomunicaciones (Indotel) relanzó tres Centros de Capacitación en Informática (CCI) que opera el Instituto Politécnico Loyola (IPL) en beneficio de miles de jóvenes de la ciudad de San Cristóbal. Estos centros son utilizados a diario y en ellos se imparten clases para graduarse de Técnico en Ofimática. 

Centros Tecnológicos Comunitarios (CTC)

Los Centros Tecnológicos Comunitarios (CTC) que en su inicio fueron denominados Lyncos, fueron transferidos  al Despacho de la Primera Dama (DPD) de República Dominicana en diciembre del 2004. Los fondos para el equipamiento provienen del Fondo de Desarrollo de las Telecomunicaciones (FDT).

El objetivo fundamental de este proyecto es apoyar el desarrollo de las comunidades a través de la utilización y aprovechamiento de las TIC en los procesos educativos, productivos y culturales de las comunidades localizadas en zonas rurales y urbanas marginales.

El DPD había diseñado, construido y equipado modernos edificios especialmente para estos fines. Su administración y gestión operativa estuvo a cargo de un Consejo Comunitario de Gestión, el cual estaba conformado por personas de la comunidad. En el 2007 recibían un subsidio de US$ 742  mensuales para cubrir los costos operativos. El DPD también cubría los costos de conectividad y mantenimiento de los equipos.

Los CTC estaban equipados con 20 computadoras en promedio, impresoras, radio comunitaria y conectividad al internet (dependiendo de la oferta de servicios utilizan conectividad ADSL, inalámbrica 3G o satelital).

A agosto del 2012 , el DPM había instalado 87 CTC en toda la geografía nacional.

El INDOTEL en el plan bienal 2012-2013, había contemplado continuar con el equipamiento e instalación de veinte nuevos CTC a nivel nacional. Este proyecto tenía una cobertura nacional y beneficiaría aquellas comunidades que no habían sido incluidas en Planes Bienales anteriores.

Las comunidades serían seleccionadas de acuerdo a los criterios que se describen a continuación: (i) no exceder 80% de pobreza a nivel de hogares; (ii) poseer más de 70% de alfabetización; (iii) tener índice de desarrollo humano de por lo menos 0.25, y; (iv) tener potencial de desarrollo en las áreas de agricultura, pecuaria, artesanía o turismo ecológico. El tiempo estimado para la ejecución del proyecto es de veinticuatro (24) meses.

La Fundación Bill & Melinda Gates  otorgó el Premio de Acceso al Aprendizaje 2012, de un millón de dólares a los CTC de la República Dominicana. La fundación consideró el programa como una red muy innovadora de infraestructuras que ofrecen libre acceso a tecnología punta, cursos de formación y una amplia variedad de servicios con el objetivo de mejorar sus vidas.

Al igual que en el caso anterior, dentro del eje Acceso, en el portal República Digital , a la fecha de consulta (octubre 2018) se incluyen los Centros Tecnológicos Comunitarios (CTC) como espacios para democratizar el acceso y la formación en tecnología y la comunicación, se menciona que el proyecto propone la ampliación de su cobertura junto con el establecimiento de puntos de acceso gratuitos a internet a nivel nacional para garantizar la formación de las capacidades digitales requeridas por los ciudadanos para formar parte de la sociedad y la fuerza laboral del siglo XXI.  En este portal, se señala que se han remozado 29 CTC y se entregó un nuevo Centro Tecnológico Comunitario en la Nueva Barquita (Santo Domingo).

Centros de Capacitación Progresando

El Despacho de la Primera Dama (DPD) conjuntamente con la Fundación Rica  venían implementando los Centro de Capacitación y Producción Progresando, con el objetivo de contribuir al combate de la pobreza, lograr el empoderamiento y mejorar la cobertura de servicios en el área de formación ocupacional. El proyecto comenzó a trabajar en Villa Altagracia en junio de 2007. La obra fue construida con una inversión de US$355 mil  y estaban construidos en un área cercana a los 2,000 metros cuadrados.

Los Centros de Capacitación Progresado buscaban complementar la estrategia de los CTC al ofrecer cursos de capacitación en las TIC. Así como acceso a Internet con el fin de reducir la brecha digital en comunidades rurales y urbanas marginales y crear nuevas oportunidades de formación y capacitación para que los habitantes de las comunidades puedan insertarse en el mercado laboral y generar los ingresos necesarios para tener una vida digna.

A agosto de 2012 existían 31 Centros Progresando y estaba presente en las comunidades de Los Mogotes, Guananico, Sabana Piedra, Centro del Pueblo, Las Delicias, Los Arremangados, Pajarito, La Javilla y Brooklyn; en Santo Domingo en los sectores de Cristo Rey, Villa Juana, Capotillo, Herrera, Villa Duarte, Manoguayabo, Remanzo y Los Guarícanos, de Villa Mella; en Andrés y Los Botados de Boca Chica: también en Guerra, Don Juan, Yamasá y en el municipio cabecera de Monte Plata; Vicente Noble, Barahona, Samaná, Santiago, Jarabacoa, Mao, El Seibo, Villa Altagracia y Favidrio, en San Cristóbal.

En el Centro de Capacitación y Producción Progresando se imparten cursos de reparación de electrodomésticos, instalación y mantenimiento eléctrico, reparación de computadoras, de inversores y la fabricación de los mismos, panadería, repostería y decoración de bizcocho.

En el área de informática se ofrecerán cursos de alfabetización digital, técnico en informática, manejo de paquete de oficina, diseño de páginas Web, auxiliar de contabilidad, contabilidad de costos y fiscal y secretariado ejecutivo.

Otros cursos que se ofrecerían serían de peluquería, adaptación de extensiones de cabello, colorista en belleza (decoloración, tintes, permanentes), facialista y maquillista (maquillaje y limpieza facial), maquillaje permanente y diseño de uñas acrílicas, entre otros.

El INDOTEL, para continuar con el proyecto, había contemplado, en el plan bienal de proyectos de desarrollo para el período 2012-2013, el equipamiento de quince (15) Centros de Capacitación Progresando adicionales a los treinta (30) ya instalados a enero del 2011 y distribuidos a nivel nacional.

El programa Progresando con Solidaridad (Prosoli) continúa con la creación de Centro de Capacitación y Producción Progresando con Solidaridad (CCPP) con el objetivo de formar nuevos y mejores técnicos que puedan insertarse en el mercado productivo, es así que la Vicepresidenta de República Dominicana en agosto de 2018 , abrió en Neiba, provincia Baoruco, un nuevo Centro con la finalidad de ofrecer capacitación según las necesidades de la zona para fortalecer la empleabilidad. En este se impartirán cursos de manualidades, plomería, reparación de electrodomésticos, tapicería, agropecuaria, entre otros.  Con este espacio,  esperan capacitar por lo menos mil personas por año, de las 3,602 familias beneficiarias del programa Progresando en Neiba. Los técnicos que se formen en el nuevo CCPP, ubicado en el sector Los Cocos, se sumarán a los 10,400 que han culminado cursos en espacios de capacitación de la regional Enriquillo.

En los primeros seis meses del 2018, 65,775 miembros de familias Prosoli han culminado capacitaciones técnico-vocacionales en los CCPP a nivel nacional, como fruto de alianzas con otras entidades educativas del país.

Fondo para la Excelencia Académica

El INDOTEL había creado el fondo para la excelencia académica para formar a los cerebros que permitan el despegue tecnológico del país. El objetivo era desarrollar un programa de Becas subsidiado, al cual puedan acogerse los mejores estudiantes de la nación, que tengan altos honores académicos, valores éticos y de bajos recursos económicos, que además logren aprobar el debido proceso de selección, en especial aquellos estudiantes de las escuelas y liceos públicos.

La meta era formar la calidad de técnicos profesionales que necesita el país, que ayuden a atraer y garantizar la inversión extranjera en los sectores productivos de la República, con la principal finalidad de desarrollar la industria nacional de las telecomunicaciones en República Dominicana.

Este proyecto, patrocinado por el INDOTEL y coordinado conjuntamente con el Instituto Tecnológico de las Américas  (ITLA), financia un programa para beneficiar a estudiantes que egresan de su bachillerato con calificaciones excelentes y que, luego de pasar por un proceso de evaluación, resultan merecedores de una beca completa para cursar un programa de dos años, a través del cual obtendrán un título de tecnólogo en las siguientes carreras:

Hasta ese momento eran 1821 jóvenes los que se habían hecho acreedores a estas becas que cubrían sus gastos de enseñanza y también hospedaje de estudiantes meritorios, de escasos recursos económicos y provenientes del interior del país. Las becas estaban abiertas a todos los estudiantes de República Dominicana.

Para el bienio 2012 y 2013 el INDOTEL había asignado un presupuesto de US$2,580 mil . Este presupuesto incluyó dos componentes adicionales:

Este proyecto había puesto en marcha un centro de excelencia en preparación técnica superior en las telecomunicaciones, aprovechando la infraestructura del ITLA, que opera bajo el modelo de Community College; que buscaba formar la cantidad y la calidad necesaria de personal técnico en alta tecnología que atraiga y garantice la inversión extranjera en este sector y desarrolle la industria nacional.

En este centro operaban los mejores laboratorios, con profesores certificados y programas académicos de doble titulación donde los estudiantes obtendrían un título nacional, una certificación internacional y un asociado de los Estados Unidos.

Según el Informe de Seguimiento publicado por INDOTEL  El proyecto está en la  fase de Ejecución. Los becarios de la primera y segunda convocatoria del programa, un total de 188 estudiantes, están cursando  docencia de su segundo y primer cuatrimestre respectivamente. Los avances de mayor relevancia son los siguientes:

Lecciones aprendidas y desafíos

Resultados reportados, conclusiones y recomendaciones

Como se explica en el contexto general las políticas aplicadas por el gobierno Dominicano a partir del 2004 en lo referente a las Tecnología de la Información y Comunicación estuvieron enfocadas en tres grandes campos de acción:

Promover la ampliación de la cobertura de infraestructura de Telecomunicaciones

La expansión de la cobertura de las telecomunicaciones se logró mediante la aplicación de una política en el sector telecomunicaciones que promovía las inversiones e incentivaba al sector privado a expandir su cobertura. También promoviendo la competencia y facilitando la entrada de nuevos competidores.

Como se mencionó, para alcanzar a las áreas rurales a donde la inversión privada no llegaba, se llevó a cabo el proyecto Conectividad Rural de Banda Ancha, que consistió en el despliegue de redes de telecomunicaciones de banda ancha, con el objetivo de que todas las capitales de distritos del país cuenten con este servicio. El proyecto comprendió a 506 centros poblados, a 2012 se había culminado la instalación de la infraestructura en todas las localidades del proyecto. Estas comunidades tienen ahora la posibilidad de tener servicios de telefonía fija, móvil y también acceso a internet de banda ancha.

La expansión de la cobertura de los servicios de telecomunicaciones, gracias a las fuerzas del mercado y el proyecto Conectividad Rural de Banda Ancha, ha colocado a República Dominicana en un lugar expectante en Latinoamérica, en cuanto a cobertura con este servicio. El 95% de los distritos del país contaban, al 31 de noviembre de 2012, con servicios de Banda Ancha.

 La Unión Internacional de Telecomunicaciones publicó un documento sobre la experiencia dominicana titulado: Bringing broadband access to rural areas: a step by step approach for regulators, policy makers and universal access program administrators-the experience of the Dominican Republic. 

Es importante mencionar que la tecnología mayormente empleada para la expansión de la cobertura de banda ancha en República Dominicana ha sido la inalámbrica, y el despliegue fue de servicios de tercera generación llamado también 3G.

Con el crecimiento de la demanda de Banda Ancha, que la experiencia ha mostrado que es prácticamente exponencial, este tipo de redes quedan rápidamente saturados, especialmente los enlaces de transporte; por lo que es muy importante que se vayan sustituyendo los sistemas de transmisión inalámbricos (microondas) por sistemas basados en fibra óptica.

Tomando en cuenta esta realidad, República Dominicana dio inicio a un proyecto denominado “Desarrollo de Infraestructura de Acceso a Banda Ancha basado en Fibra Óptica” que fue aprobado en el Plan Bienal de Proyectos 2014-2015 y que sigue siendo contemplado como uno de los ejes de trabajo del gobierno y se reporta en República Digital.

Permitir que toda la población, sin excepción, tenga la posibilidad de aprender a utilizar las Tecnologías de la Información y Comunicación

El Gobierno Dominicano ha promovido la instalación de Centros de Acceso Colectivo (CAC) a las TICs, aquí destacan principalmente tres proyectos por su magnitud y nivel de cobertura:

A abril del 2012, tal como se menciona en el plan bienal 2012-2013  elaborado por el INDOTEL, existían instalados en total 1056 Centros de Acceso Colectivo (CAC) (950 CCI, 76 CTC y 30 Centros progresando) en las 32 provincias del territorio nacional. Esto se puede comparar con los datos reportados en el documento “Los Centros de Acceso Colectivo a las TICs Impulsados desde el estado en la República Dominicana ” elaborado por Yacine Khelladi y Victoria Apolinario de la Fundación Taigüey y publicado en agosto de 2008. En él menciona que a abril del 2007 existían 357 centros; es decir, en cuatro años se triplicó el número de centros.

El crecimiento sostenido del número de centros ha contribuido sustancialmente a la reducción de la llamada “brecha digital”, dando la oportunidad de acceso a estas tecnologías a los niños jóvenes y adultos que viven en comunidades apartadas y rurales así como en la grandes ciudades, donde anteriormente no existía otra forma de acceso. Esto también contribuye a conseguir el desarrollo humano, ya que contribuye a crear capacidades, empoderar los usuarios en usos y aplicaciones estratégicas encauzadas a la construcción de un proceso real de transformación social.

A nivel de conectividad, se estimó que entre el 70 y 75% de estos centros contaban con servicios de conectividad al internet. En el documento elaborado por Yacine Khelladi y Victoria Apolinario, reportan que, en el 2007, el 70 % de los centros contaban con conectividad. Esto indica que, no obstante que el nivel de cobertura de los servicios de Banda Ancha se ha incrementado considerablemente en el país, la conectividad a los centros en proporción se mantiene igual. Esto se debe principalmente al factor económico, muchos de los centros, al ser financiados por la comunidad no cuentan con recursos para contratar y mantener el servicio. Es importante destacar que todos los CTC tienen conectividad al internet.

Tal como se mencionó anteriormente, en agosto de 2008, Khelladi y Apolinario de la Fundacion Taiguey publicaron un documento titulado “Los Centros de Acceso Colectivo (CAC) a las TICs Impulsados desde el estado en la República Dominicana ”. Un estudio cuantitativo de la situación del funcionamiento de los Centros de Acceso Colectivo impulsados y/o apoyados por iniciativas gubernamentales.

A continuación presentamos sus principales hallazgos y encontraron que en su mayoría se mantenían válidos hasta noviembre de 2012.

El desarrollo de los usos y aplicaciones de las TICs como herramienta de desarrollo a través de las CAC ha sido muy tímido sin que se explote su potencial para impactar y motorizar el desarrollo social y económico de las comunidades en desarrollo. Su uso principal ha sido el de la comunicación, el uso del correo electrónico y el chateo, con lo que se brindan nuevas oportunidades de comunicación a la población, pero estas en sí mismo no generan procesos de desarrollo.

Las capacitaciones están básicamente enfocadas en el manejo de la ofimática como un fin en sí mismo, lo cual trae como reflexión si lo que se está haciendo es formar obreros digitales y no dando un paso más para lograr un empoderamiento social necesario para propiciar el cambio.

Las observaciones sugieren que los CACs no están siendo explotados en su capacidad de atención y se ha evidenciado que están siendo, en muchos casos, subutilizadas por los usuarios en desmedro de la posibilidad de que sean utilizadas para su desarrollo personal o colectivo.

Se ha evidenciado que los capacitadores están básicamente enfocados en el manejo de las herramientas de ofimática como un fin es sí mismo, lo cual trae a reflexión si el objetivo que se quiere lograr es únicamente dar una formación de “obreros digitales” o se quiere formar personas para conseguir un desarrollo sostenible de las comunidades.

Se ha encontrado que los operadores de los centros recaen sobre personas de la comunidad, con el único requisito de que tengan conocimientos informáticos. La gestión efectiva de los centros requiere algo más que solo un perfil informático, se requiere de un líder socio comunitario que pueda visualizar los usos potencialmente beneficiosos de las TICs.

La sostenibilidad financiera es uno de los retos importantes que enfrentan los centros. En general, los centros operan con grandes limitaciones de presupuesto y los ingresos por servicios no cubren los costos de operación.

Los promotores de los programas están trabajando en base a alianzas y subsidios alternativos (ayuntamientos, empresas privadas, ONG, organismos de desarrollo, etc.), lo cual ha contribuido con su sostenibilidad; pero esta no ha sido suficiente y estable. Este hecho, limita las operaciones, la posibilidad de contar con personal capacitado y, en muchos casos, ha originado la desaparición de muchos centros.

Se ha encontrado que el 55% de los centros bajo estudio ofrece el servicio gratuitamente; no obstante, al comparar el número de visitantes por semana a cada centro se ha encontrado que hay más visitas a los centros que tienen costo, que en los gratuitos. Esto evidencia que el factor costo no es un indicador relevante de la utilización de los centros ni una barrera.

Se recomienda establecer estrategias para que este crecimiento tome en cuenta la maximización del uso de la capacidad instalada y se realice acorde a las necesidades locales y a la demanda potencial, propiciando procesos en los que realmente los más necesitados usen y se apropie de herramientas tecnológicas.

Hoy por hoy se reconoce que los Centros Tecnológicos Comunitarios (CTC) definitivamente son espacios para democratizar el acceso y la formación en tecnología y la comunicación, la necesidad de la población es mayor para adaptarse a la evolución digital.  La ciudadanía requiere estar al tanto para formar parte de la sociedad y la fuerza laboral del siglo XXI.

Permitir que toda la población, sin excepción, tenga la posibilidad de aprender a utilizar las Tecnologías de la Información y Comunicación

Los Centros de Capacitación en Informática (CCI) no son únicamente centros que permiten conocer y tener acceso a información, es importante reconocer que se convierten en centros que son utilizados a diario para impartir clases para obtener títulos como, por ejemplo, Técnico en Ofimática. 

El programa “Fondo INDOTEL para la Excelencia Académica” ha permitido que un total de 188 estudiantes estén cursando  docencia de su segundo y primer cuatrimestre respectivamente.

Tomado de: "Comunicación para la agricultura familiar y el desarrollo rural en América Latina, 2017"




Av. Diego de Almagro N32-133 y Andrade Marín
Telf:(+593) 2548011 | aatupana@ciespal.org
Quito-Ecuador