Artesanas bolivianas del algodón comparten experiencias con Argentina sobre teñido natural de hilos

Experiencia

“La cultura de nosotras es el hilo de algodón y el teñido natural”, señaló la artesana boliviana María Posiva, presidenta de la asociación APIASERTUR, durante el II Taller de intercambio de experiencias sobre el teñido natural del hilo de algodón, llevado a cabo los días 22 y 23 de abril, en San Antonio de Lomerío, Bolivia. 

Esta segunda edición del taller, impulsado por el Gobierno Municipal de San Antonio de Lomerío, contó con la participación de representantes del Instituto Nacional Tecnológico Agrario (INTA) y de la Secretaría de Agricultura Familiar, Campesina e Indígena, ambas instituciones de Argentina. El proyecto +Algodón acompañó la actividad por medio de su área de mercados. El proyecto es ejecutado de manera conjunta por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la Agencia Brasileña de Cooperación del Ministerio de Relaciones Exteriores (ABC/MRE) y siete países socios, entre ellos, Bolivia. 

Intercambio de saberes ancestrales

La capacitación estuvo a cargo de la artesana María Posiva, con acompañamiento de otras 14 artesanas del Centro Madre de Niño y de la asociación APIASERTUR, que es conformada por cerca de 50 integrantes del municipio de San Antonio de Lomerío que tienen como su labor las artesanías con hilo de algodón. 

Las artesanas bolivianas intercambiaron sus saberes en la técnica ancestral de teñido de hilo de algodón con elementos buscados en la naturaleza, 100% natural, una herencia de la cultura indígena chiquitana. Fue una oportunidad para que la artesanía de Bolivia y la de Argentina pudiesen conectarse, intercambiando conocimientos y prácticas desarrollados en los dos países, desde una mirada de revalorización del algodón y respeto a la naturaleza, y de valorización del rol fundamental que cumplen las mujeres algodoneras y emprendedoras en la mantención de los saberes ancestrales. 

En la opinión de la artesana Julia Chuve, de Bolivia, la labor del teñido no es tan sencilla, pues se requiere el acceso al agua, la leña y los ´ingredientes´ extraídos de la naturaleza como raíces, tallos, frutos, hojas y semillas. Esta es una técnica transmitida entre generaciones que, según la artesana, “gracias a los conocimientos y la cultura que han dejado nuestros antepasados, es posible seguir con este trabajo. Los aprendizajes que nos han dejado como nietas”, resaltó. 

Los representantes del INTA, Doriana Feulliade, y de la Secretaría de Agricultura Familiar, Federico Pognante, también compartieron el trabajo desarrollado en su país con las mujeres artesanas y productoras, por medio de la Red Argentina de Mujeres Algodoneras. La Red es conformada por 12 organizaciones de familias agricultoras, hilanderas y teleras. Fueron compartidos aspectos de la gestión organizativa para la producción textil y su comercialización. 

Doriana Feulliade evaluó como muy importante la experiencia: “Aprendimos paso a paso de la técnica de teñido natural desde la preparación de las tinturas a partir de hojas, cortezas, frutos, semillas y hojas cosechadas del entorno natural local, hasta el tendido para secado a la sombra”. Según la extensionista rural, fueron encontradas similitudes entre los dos países, como las prácticas parecidas de teñidos y los desafíos en aspectos organizacionales y de comercialización, procesos históricos comunes entre pueblos originarios. “Nos encontramos en lo común de lo femenino, la situación de las mujeres en su triple función de cuidado reproductivo, desempeño productivo y el papel clave en la participación comunitaria”, subrayó la extensionista que finalizó: “Individuales y colectivas. Nos empoderamos porque construimos confianza”. 

En el ´regreso a la casa´, Federico Pognante, de la Secretaría de Agricultura Familiar, Campesina e Indígena, explicó que todos los estos conocimientos ancestrales de la cultura chiquitana serán compartidos a las 120 mujeres integrantes de la Red. 

El equipo técnico de Argentina también llevó para su país muestras de fibras de algodón de diferentes variedades de colores para realizar un análisis de calidad en el laboratorio del INTA para que, posteriormente, sean entregados los resultados al equipo del proyecto +Algodón. 

+Algodón

En Bolivia, el proyecto + Algodón fue implementado entre los años 2017 y 2021, cuando se desarrolló una serie de acciones de manera conjunta con los ministerios de Desarrollo Rural y Tierras (MDRyT) y de Desarrollo Productivo y Economía Plural (MDPEP). Se ha apoyado el fortalecimiento de la artesanía en Bolivia, en San Antonio de Lomerío y otras organizaciones departamentales y nacionales. En el año 2021, se realizó el I taller sobre el teñido natural del algodón dirigido a técnicos de la empresa de Servicios Nacional de Textiles (SENATEX), y se impulsó la participación de las artesanas en ferias a nivel nacional para promocionar sus tejidos de algodón con identidad.

Tomado de: FAO